Nicaragua: Respuesta temeraria ante la COVID-19